El ojo y la naturaleza: convergencias entre arte, ciencia y pintura de viajes

En este artículo esbozaremos una pequeña aproximación a la visualización de la naturaleza que rodea al ser humano, previa a los nuevos preceptos científicos que surgirían con el pensamiento ilustrado. Queremos despertar la curiosidad por algunos de los viajes de exploración que se situaron entre la ciencia y el arte, la objetividad y la ficción.

La pintura de viajes siempre se ha situado entre la realidad y la ficción. En una época en la que los medios de comunicación eran extremadamente limitados, los artistas que ilustraban las memorias de viajeros se debatieron entre la veracidad de los hechos, las demandas del lector y su propia imaginación.

Desde los comienzos de la publicación de textos y manuscritos se utilizaron dibujos e ilustraciones, ya fuera con un sentido ornamental o bien para facilitar la interpretación del texto. Tras la invención de la imprenta a mediados del siglo XV, con la posibilidad de publicar y generar numerosas copias, se produjo el gran cambio: la información podía reproducirse innumerablemente y circular a lo largo del planeta. Progresivamente, las personas, como los libros, empezaron a viajar alrededor del mundo ávidas de conocimiento.

Hasta el posterior desarrollo de los conocimientos geográficos, el conocimiento que en Occidente se tenía de nuestro planeta era impreciso y limitado. Tras el descubrimiento de América, la relación entre el hombre y el paisaje experimentó tremendas variaciones; el encuentro con aquellos exuberantes paisajes provocó tal shock que los nuevos territorios no se asimilaron sino como parte de otro mundo. Muchos religiosos, como León Pinelo,  se sirvieron de esa idea para identificar el continente americano con el paraíso, algo que pretendía justificar el hecho de que nunca antes hubiera sido encontrado y que alimentó aquella idea de América como terra incognita, un mundo por descubrir…

¿Quieres sabes más?

Lee el artículo completo en Principia.io

Imagen: “Tabla comparativa de las altitudes del Antiguo y el Nuevo Mundo”. Diseño de Goethe dedicado a Alexander von Humboldt.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s