Maldito posmodernismo

Justo Serna

Cuando a Umberto Eco le preguntaron qué había pretendido con il nome della rosa (1980), qué tesis encubierta había tras la peripecia filosófica y policial, qué mensaje quería transmitirnos, confesó algo bien simple. En las Apostillas a El nombre de la rosa Guillermo de Baskerville sean connerydice: “Escribí una novela porque tuve ganas”. Por puro placer.

“Empecé a escribir en marzo de 1978, impulsado por una idea seminal. Tenía ganas de envenenar a un monje”. Una idea seminal. Tenía ganas de envenenar a un monje.

Hay que admitir que a Umberto Eco el crimen se le fue de las manos. Al final no envenena a uno, sino que asesina a varios monjes. Con ello comete un maldad: rendir homenaje a Jorge Luis Borges (Jorge de Burgos) y de paso poner a trabajar a dos detectives de mucho ingenio: Guillermo de Baskerville y Adso de Melk (simpáticos remedos de Sherlock Holmes y el

Ver la entrada original 742 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s